martes, 25 de diciembre de 2007

Ejemplo de where money goes (1/2). Pequeños y grandes Values.

Hay un punto que queda un poco obscuro en la entrada anterior. Me refiero a cuando diferencio a pequeños values (a los que no deberíamos de entrar cuando se han movido) de grandes values (a los que sí deberíamos entrar). ¿Qué diferencia hay entre unos y otros? Es muy fácil de explicar en la teoría, pero más difícil en la práctica. Los grandes, grandes values no son todos los que están, pero todos los que están son. Si el precio de un partido cambia mucho y no es debido a rumores de fixing (que tiene sus propias normas) es porque es un gran value en un porcentaje muy alto de los casos. Otras veces los grandes values no se mueven porque nadie los detecta (no es tan fácil). ¿Qué es que un precio se mueva mucho? Digamos que su cotización baje varios saltos. Por ejemplo, el precio de un handicap europeo se mueve de forma normal siguiendo este proceso:

1,85 (ó 1,83) --> (1,80 rara vez) --> 1,75 --> 1,70 --> 1,66 (llegado a este punto se suele preferir mover la línea).

Un movimiento pequeño, el del mínimo salto, es de @1,85 a @1,75. Eso es lo que se mueve un pequeño value. Normalmente este movimiento ya mata el value en una gran mayoría de picks. Pero no en todos. El siguiente ejemplo es ilustrativo de los que son grandes values.

El protagonista del episodio es Bwin, que suele ser el primer bookie que ofrece cuotas en muchos eventos minoritarios, con el riesgo que esto implica y los costes que debe asumir en recursos humanos que evalúen dichos eventos. El ciclo se completa cuando otras muchas casas comprueban que todo ha ido bien con las cuotas propuestas por Bwin (si no se mueven las cuotas, no hay peligro) y se limitan a copiar las cuotas existentes u ofrecer cuotas muy similares, cuotas que estén "en consonancia con el mercado".

Pero a veces falla algo. Por ejemplo, en la 2ª jornada de la Liga Asobal de balonmano de la pasada temporada, Bwin patinó en varios partidos. ¿Causa? Primeras jornadas de la competición y posiblemente el que puso las cuotas no estaba en absoluto familiarizado con el balonmano español. Los oddsmaker también son personas, algunos hasta tienen vacaciones. Y por mucho que el personal esté en Gibraltar no tiene que ser experto en los deportes ibéricos, ni mucho menos.

El mercado de Asobal en Bwin salió el lunes por la mañana, mientras el resto de casas esperó hasta el miércoles o jueves para realizar sus intentos, aprovechando el feed-back que supone los movimientos de las cuotas en la casa austriaca. El bookie se dio cuenta y modificó las cuotas iniciales (en repetidas ocasiones, y con relativa lentitud, posiblemente gracias a mecanismos automáticos, que lo ignoro) de 4 de los partidos en repetidas ocasiones, asumiendo su error inicial. Y aún así en el día de celebración del partidos seguían siendo best price en algunos de estos eventos.


Obsérvese las cuotas señaladas, porque se van a mover. Es más, algunas de ellas ya se habían movido de forma notable previamente, pero claro, no siempre se está en el momento adecuado en el lugar adecuado. No todo el mundo es profesional de las apuestas full-time. Por lo demás, cuando se ve un value excesivamente grande no está de más hacer alguna captura para enseñar a los amigos, pero también para presentar como prueba si el bookie en cuestión realiza la maniobra popularmente conocida como "el cambiazo", de la que hablaré algún día.



Estas cuotas siguieron siendo modificadas durante la semana y siempre en la misma dirección hasta llegar a lo que Bwin creyó que era una cuota ajustada. En el gráfico siguiente se representan la evolución de las cuotas de los cuatro equipos hacia los cuales se movió el dinero durante la semana en Bwin.


Para observar con más claridad la evolución de las apuestas, aproximaré la cuota promedio de las cuotas ofrecidas por los diferentes bookies en los instantes previos a la celebración del partido (tal como vienen recogidos en Betbrain) a la cuota correspondiente a un juego justo. Este supuesto implica dos cosas: suponemos que el promedio de las bookies evalúa bien el evento y despreciamos el margen de las casas (ver gráfica de márgenes en una casa convencional). Dichas cuotas promedio fueron al cierre de las apuestas @1,26 @2,03 @1,46 y @1,57 respectivamente para Bidasoa, CAI, Altea y Ciudad Real. La esperanza (o valor esperado) de la apuesta se calcula de la siguiente forma:

VE = valor esperado = cuota · probabilidad

Con la aproximación supuesta y como la probabilidad de un juego justo es el inverso de su cuota:

VE(Bwin) = cuota(Bwin) / cuota_promedio

El valor de las cuotas o value, coincide con la expectativa estadística. Considero que es más cómodo trabajar con la expectativa estadística en tanto por ciento. Al menos, al hablar de yields y demás se suele trabajar con porcentajes.

Value(Bwin) = (VE(Bwin)-1) · 100 [%]

Resultando la siguiente gráfica:


A la vista del gráfico se observa que las cuotas de Bidasoa y Ciudad Real se ajustaron bastante rápidamente al valor del mercado. El value inicial era pequeño y se ajustó rapidamente sin probelmas. A este tipo de values me refiero cuando hablo de pequeños values.

También lo hizo hasta cierto punto (no del todo en mi opinión) la cuota de Altea, a pesar de haber salido inicialmente con una expectativa del 50% de beneficio. Con todo, la gran oportunidad de esta jornada fue la cuota de CAI, que 3 días después de la salida al mercado aun conservaba un 40% de value, con lo que se puede resumir que la apuesta del CAI sería excelente… Algunas casas como Bet365, Gamebookers o Centrebet (Centrebet es de las que "se moja" en el balonmano, junto con Nordicbet) llegaron a ofrecer el mismo día del partido cuotas de favorito para CAI, de @1,70 en el mejor de los casos y probablemente dichas cuotas hubieran sido incluso inferiores de no ser por la indudable influencia de la cuota final de Bwin.

¿Qué paso finalmente con esta jornada? Mañana lo publicaré someramente.

4 comentarios:

CUQUERO dijo...

Muy clarificadora esta entrada sobre los values.
Por lo que supongo las casas de apuestas deben jugar en el límite de ofrecer sus cuotas lo suficientemente pronto para pillar mas dinero y lo suficientemente tarde para no tener sorpresas de última hora.

Por algún foro leí una estrategia de un usuario en la que decía que él comparaba las cuotas de las casas de apuestas para un mismo evento en un comparador y si veía que alguna se desviaba de la media de forma ostensible, tomaba eso como value. Aprovecharse del trabajo de los bookies, creo que lo llamaba él. ¿Que te parece?

A mi me parece interesante siempre que se combine con la información propia de puedas tener de ese evento.

Anja Ander dijo...

Hombre. No siempre son fallos. A veces es que el oddsmaker le echa 2 cojones...

Anja Ander dijo...

Lo de la estrategia... mmmm. Algo TAN simple no puede ser bueno. Aunque me parece mejor estrategia que poner pasta en los picks que da Rincon, por ejemplo. Puestos a copiar, prefiero copiar a los profesionales, sí.

djalminha dijo...

Esto es lo que te "mata" Anja. El artículo esta de puta madre , la información que podemos extraer de él excelente para ilustrarnos sobre la dinámica de los values, y ahora se te da por meterte con un reconocido forero sin venir a cuento....xD