lunes, 6 de agosto de 2007

Información privilegiada en los mercados a largo plazo

La esencia de cualquier mercado es la igualdad de oportunidades para cualquier participante de dicho mercado, sin menoscabo de que esto en la práctica sea muy difícil de conseguir. Es decir, el organismo regulador debe de preocuparse de que toda la información especialmente relevante para las apuestas esté en conocimiento público al mismo tiempo. Al menos es lo que sucede en la Bolsa de Valores, con la desventaja para este mercado de que la evolución de las empresas es previsible y los datos económicos de la empresa no suelen cambiar bruscamente, sino de forma progresiva. Por esta razón, los grandes accionistas de las empresas que cotizan están obligados a ocultar esta información y a no utilizarla en beneficio propio. Posteriormente la información oficial es puesta en conocimiento general en actos público y planificados con anterioridad. Del mismo modo, un gran accionista está obligado a comunicar al organismo regulador sus movimientos de compra/venta con suficiente antelación al movimiento, para que esta información se transmita al mercado como dato relevante.

En los deportes, la información es más palpable y diáfana. Normalmente lo está viendo mucha gente por televisión y sacando sus propias impresiones de los comentarios del Andrés Montes de turno. Sin embargo, a Betfair por ejemplo le preocupa mucho el que las transmisiones de las diferentes televisiones no sean igual de rápidas (cuestión de satélites) y en el momento en el que se produce una jugada relevante (penalti, gol o expulsión), suspende momentáneamente los mercados de dicho partido, elimina todas las apuestas sin contrapartida y espera a que la situación esté suficientemente clara para todos los usuarios, para volver a abrir los mercados. Esta es una política responsable. Betfair está moralmente obligada a proteger a un usuario que esté arriesgando un dinero para crear un mercado y las apuestas no es una carrera de rapidez manejando el ratón o una competición de boots.

Sin embargo no puedo estar de acuerdo en absoluto con la actitud de Betfair en las apuestas a largo plazo, en las que no ejerce ningún control ni supervisión. En un ejemplo reciente, en el pasado Tour de Francia pudimos vivir varias situaciones de este tipo, que no animan mucho al apostante a arriesgar su dinero en ciclismo y que tuvo como colofón está situación:

El día previo a la contrarreloj individual el “escarabajo” de Barloworld, Juan Mauricio Soler Hernández, lideraba la clasificación de la montaña con 78 puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor, el líder de la carrera, el español Alberto Contador. Dado que no quedaba ningún puerto puntuable en las 2 etapas restantes, dicho corredor era virtualmente ganador del premio y la única posibilidad de que no lo fuese era que abandonase la competición. En la edición del sábado, Marca recoge brevemente rumores sobre la aparición de un nuevo caso de doping en uno de los principales corredores de la carrera, concretamente uno de los líderes de alguna de las clasificaciones: Contador, Boonen o Soler. El diario belga "Het Laatste Neuws" se moja al filo de la medianoche, acusando directamente a Soler en una breve reseña en su edición digital y haciendo mención a la Etapa 14, con final en Plateau de Beille.



Estos rumores se incrementan durante la madrugada en dirección al corredor colombiano, momento en el cual un usuario de Soloapuestas, que como buen viernes a la noche se habría tomado varias copas antes de regresar a casa, creería haberse propasado cuando, totalmente desconocedor de la situación, escribe lo siguiente a las 5 AM del sábado: “¿alguien sabe por qué la cuota de Mauricio Soler está a 2,50 en Betfair, si ya tiene ganada la clasificación de la montaña? Yo le he metido algo, pero no mucho por miedo a algo raro...”. De todas formas, contradictoriamente, me consta que varios apostantes “aficionados a pescar en río revuelto” se decidieron precisamente por la opción contraria. Todas las webs de apuestas deportivas, a excepción de las casas de intercambio o P2P (como Betfair) suspenden temporalmente las apuestas ante la asimetría de la información existente.

Posteriormente, a primera hora de la mañana se anuncia una rueda de prense a las 11 AM del sábado (ni confirma, ni desmiente), momento en el que gran parte del mercado da por hecho de que el positivo es real, lo que produce que se incrementen los movimientos en las apuestas contra Mauricio Soler y a favor de Alberto Contador, que se llega a intercambiar a @1,16 a ganador (86% de probabilidad implícita en el gráfico). Finalmente todo todo se desmiente en la rueda de prensa que da el equipo y la organización del Tour, y se afirma categóricamente de que se trataba de un bulo, especulándose con la posibilidad de que se hubiese debido a que alguien confundió el camión de Barloworld con el de la policía gala (!!).


En cualquier Mercado de Valores esta situación hubiese sido análoga a un rumor de movimiento corporativo (OPA o similar), a consecuencia del cual las cotizaciones pueden sufrir unas grandes variaciones, y se hubiese suspendido el mercado lo más rápidamente posible y no se hubiese abierto hasta acompañarlo de una nota oficial, clarificando la situación. Sin embargo en Betfair, a pesar de que el horario no era el más beneficioso y de la falta de información fiable, se intercambiaron esa noche entre Contador y Soler algo más de 200.000 €, del orden de la mitad de dinero que conllevó el mercado de Ganador de la Montaña en todo el Tour. Sorprendente. Además en el gráfico de arriba observo grandes dientes de sierra muy extraños y pronunciados, que me hacen sospechar que algún participante del mercado conocía la situación verdadera del “affair”.

Evidentemente en estas situaciones, si Betfair quiere convertir a sus mercados de apuestas en algo serio, debe de intervenir como hicieron el resto de webs de apuestas deportivas. Y aunque no les exijo a sus empleados que a primera hora del sábado estén a pie del cañón, en lugar de durmiendo la mañana, debería de haber un cambio de política en este tipo de situaciones. Porque si no, lo que se promociona es que los protagonistas se inventen bulos similares al comentado para obtener algún beneficio pecuniario, a costa de desprestigiar el deporte y subsidiariamente las apuestas.

2 comentarios:

Anja Ander: anjaander@gmail.com dijo...

Quiero matizar una cosa. Lo que se pagó a @1,16 fue la victoria de contador. El viernes Soler estaba a @1,05 como mucho a ganador y unas horas después se backeaba a Contador a @1,16 por UN RUMOR!!!!!

Superintendente Vicente dijo...

Me cuesta ver a Betfair como un organismo regulador. Es una empresa con ánimo de lucro. No entiendo ese afan de Pater Familias Protectoris que tiene. También los organismos reguladores cobran, pero son administraciones institucionales, no son empresa privada. Lo primero es analizar la naturaleza de la institucion y encontrar la naturaleza mas adecuada al organismo, luego ya será el momento de depurarlo.

Lo ideal seria q las propias bookies solicitaran amparo a la Comisión Europea para que creara un auténtico organismo regulador
controlado por persona externos al mundillo, un organismo ligado a federaciones deportivas. Mas o menos la estructura deberia ser similar a la de la Agencia contra el Dopaje, y ser ese organismo el que limite o suspenda un mercado... sino, que seguridad jurídica tiene una decisión tomada por la propia Betfair?