viernes, 4 de mayo de 2007

Money Management en low stakes poker

En los libros de póquer, por lo general, no se presta demasiada atención al Money Management. Y bueno, es algo normal, normalmente un libro de póquer no tiene un objetivo demasiado pretencioso, como conseguir convertir al lector en un gestor. Por lo general intentan que el lector comprenda el juego y la psicología de éste o de los torneos. El póquer no es exactamente igual que las apuestas ya que técnicamente es más exigente y la importancia de la psicología es mayor.

Las menciones al Money Management por parte de los profesionales suelen ser cortas y puntuales. En cierta ocasión escuché al gran campeón español Carlos Mortensen, que muy recientemente acaba de pegar un nuevo pelotazo en un torneo del WPT, decir que jugar un torneo cuya entrada fuese el 1% de tus fondos era algo saludable. En el “Super System” de Doyle Brunson, el patriarca del póquer americano y doble ganador del Main Event de las WSOP, se recomienda para Limit un bankroll mínimo de 100 veces el tamaño de la big blind y para No Limit de 250 veces como mínimo. En ambos casos son consejos muy superficiales y que no se demuestran. Me sobrará tiempo en este blog para analizar las actuales corrientes teóricas existentes e incluso para aportar mi granito de arena en este aspecto. De cualquier forma, como consejos prácticos me parecen aun un poco imprecisos para que alguien los pueda aplicar de forma rigurosa, pero tampoco podemos esperar mucho más de Brunson, ya que él mismo reconoce que no es demasiado riguroso con la gestión y que presta más atención a su forma y al estado de ánimo. Claro que vale más esto que nada.


No obstante, recientemente llegó a mis manos el siguiente artículo en el blog de Full Tilt Poker de otro excampeón del mundo: Chris “Jesús” Ferguson, donde se aborda el tema con más precisión, adaptándolo a las posibilidades de un jugador de póquer por Internet de límites bajos.

Dejando aparte la cuestión central del artículo: la capacidad de un jugador de clase mundial para multiplicar sus fondos por 20.000 en un plazo medio de tiempo, me resultan sumamente precisas e interesantes las reglas de Money Management que dio:

1) No ingresar en una mesa de cash o Sit & Go con más del 5% de mi bankroll (con una excepción para los límites más bajos: podía entrar en un juego con un buy-in de $2,50 o menos).

2) No pa
rticipar de torneos multimesa con entradas que supongan más del 2% de mi bankroll; pero sí en cualquiera que costara $1.

3) Si en cualquier momento de una sesión de No Limit o Por Limit el dinero en la mesa representaba más del 10% del total de mi bankroll, dejaba la mesa cuando las ciegas llegaban a mí.

En el punto inferior a los límites inferiores que fijó, su estrategia se basaba en jugar freerolls. Por lo demás hay un par de aspectos remarcables. Si nos fijamos arriesgaba más porcentaje de bankroll en mesas de cash, donde su probabilidad matemática de ganar era ligeramente inferior al 50%, o en los sits&go, donde se premia al menos a la tercera parte de los jugadores, que en torneos multimesa, en los que la distribución de premios sólo suele premiar al 10% de los participantes, aunque lo haga con más generosidad.

Su punto tercero es interesantísimo. Es un punto que no es estrictamente Money Management, pero sí lo es. Fergurson no estaría contento de jugar en una mesa contra rivales que superen sus posibilidades económicas en gran medida, ya que para ellos no supondría un gran esfuerzo hacer calls baratos en determinadas situaciones. Y el efecto disuasorio de algún movimiento agresivo de Ferguson con el objetivo de conseguir que sus rivales abandonen la mano, podría ser inocuo. Contra dichos rivales él tendría que realizar apuestas demasiado grandes para sus posibilidades, hacer overplay, con lo que uno de los 2 puntos fallaría: o la corrección de su juego o la gestión de su dinero.

Traducido a las apuestas, Ferguson aplicaba stake 5 a las cuotas @2 y @3 y stake 2 a la cuota @10. La diferencia de stakes a priori no está justificada y debería ser mayor, aunque es posible que Ferguson encuentre más valor en un torneo que en una simple mesa. No hay que olvidar que si por algo él es conocido, y en lo que se ha hecho un nombre, es en los grandes torneos de múltiples jugadores.

1 comentario:

Hitman dijo...

Gracias por compartir todas estas cosas.

UN saludo