domingo, 18 de noviembre de 2007

Bigfoot

Durante largo tiempo, en prácticamente todas las civilizaciones conocidas, se ha ido forjando la leyenda de la existencia de una raza de humanoides que se esconden de la civilización y se recluyen en cavernas. Son seres peludos, algo más altos que el hombre promedio y panzudos. Viven en territorios fríos y húmedos. Se mueven de forma desgarbada y su naturaleza es golosa y asustadiza. Caminan usando dos piernas, aunque en determinadas circunstancias (abuso de sustancias sicotrópicas) se cree que pueden llegar a ser cuadrúpedos. En las cordilleras orientales se reconoce como Yeti, como Yeren en China, en Norteamérica se habla de Bigfoot o también Sasquatch y, finalmente, en Australia "responde" al nombre de Yowie. Comúnmente, alguna comunidad científica ha relacionado estas características con las del Hombre de Neanderthal, presuntamente extinto hace 30.000 años.

Pero sólo eso. Presuntamente. Hace escasas fechas, vio la luz un vídeo que ha devuelto a la actualidad el fenómeno Bigfoot. Corresponde presuntamente a un especimen de Bigfoot macho que, atraído por el sonido de una radio, interrumpió el picnic de una familia británica que se hallaban en un albergue, merendando. Acto seguido, se abasteció de una jarra de limonada, para poco después desaparecer tan rápidamente como había surgido desde la nada. El vídeo en cuestión está disponible bajo estas lineas.



Sin embargo, tras analizar el vídeo en varias ocasiones, encontré varias particularidades sospechosas, que me hicieron recelar de que la grabación fuese verídica, y no un vulgar fake.

En primer lugar, la explicación oficial que se refiere a una música de radio atrae al Bigfoot al albergue. En las parrillas actuales de las radios, por el defecto de las radiofórmulas, el número de canciones que se reproducen es reducido. Uno esperaría escuchar canciones de rabiosa actualidad, como el "Asturias" de Melendi o el "Bulería, bulería" de David Bisbal. Sin embargo, la canción que suena es el "clásico" de Tony Christie "Is this the way to Amarillo", referida a Amarillo, Texas, el lugar del que ha tomado su nombre el popular jugador de póquer y apostador Amarillo Slim. Otro dato a considerar es que dicha canción es tremendamente popular en Inglaterra, de hecho es una de las favoritas de Iván Campo y de la parroquia del Bolton.

Otra cosa que llama la atención son los silbidos de la gente y los ruidos que intentar hacer con las manos para espantar al Bigfoot, cuando contradictoriamente, en un momento dado de la gravación se observa que el Bigfoot le da la mano a otra persona. Dado que el Bigfoot es un animal solitario, casi ermitaño y por ende antisocial, por lo que uno no espera que haya podido asimilar las normas de cortesía más triviales. También hay que reseñar que dar la mano es una forma de saludo exclusivamente occidental.

Pero lo que finalmente me puso tras la pista es el momento en el que el el presunto Bigfoot toma una supuesta limonada. Es cierto que es de color dorado, pero con lo que cuesta exprimir un limón, la cantidad de bebida disponible me parece del todo excesiva. Se trata sin duda de bebida isotónica de naranja. Y si unimos esta característica a la presencia física del sujeto, un Adonis y verdadero portento físico, nos encontramos ante la certeza de que estamos hablando de un deportista de alto nivel, anglosajón, probablemente inglés.

Colocado en la dirección adecuada, no tarde mucho en encontrar un vídeo de calidad superior que determinaba con meridiana nitidez la identidad del "falso Bigfoot".



Se trata de Peter Manley, jugador de dardos. Los dardos es el deporte nacional inglés, ya que es el único deporte que el ciudadano prototipo británico puede practicar y que encima pueda hacerlo en el lugar en el que, descontando el catre y el trabajo, más horas al día pasa: el pub.

Peter Manley como jugador ejerce una función de antihéroe, en todos los aspectos. Ha sido 3 veces subcampeón del mundo de la PDC y tiene una rivalidad extradeportiva bastante grande con Phil "The Power" Taylor, mito viviente de este deporte, que le ha derrotado en varias ocasiones por la máxima diferencia: 7-0. Manley, por otra parte, ni tiene buen perder, ni tolera la celebración excesiva de los puntos por parte de su rival. En ocasiones ha tenido más que palabras con el oponente durante los torneos por estos motivos, como con Wynand Havenga o con Adrian Lewis, acólito de Taylor.

2 comentarios:

djalminha dijo...

"Los dardos es el deporte nacional inglés, ya que es el único deporte que el ciudadano prototipo británico puede practicar y que encima pueda hacerlo en el lugar en el que, descontando el catre y el trabajo, más horas al día pasa: el pub."

xDDDDD

Dubliner dijo...

Muy bueno el post crack. Parece que para destacar en los dardos es necesario poseer una barriga descomunal, Taylor, Manley, Barney. Nos sorprenderiamos de las audiencias televisivas de este deporte en UK y de la cantidad de dinero que se apuesta en estos eventos. A ver si nos das tu opinión sobre las apuestas en dardos.