domingo, 12 de agosto de 2007

Patrones sospechosos (más sobre el Davydenko-Vassallo)

Uno de los jefazos de Betfair, Mark Davis, en declaraciones para BBC Sport matizaba parcialmente el porqué de la decisión que tomó su compañía. Aunque mi inglés es relativamente limitado, me he tomado la molestia de transcribir de forma algo libre (espero que aceptablemente bien) el sentido de sus declaraciones:

"No es tanto la cantidad de dinero que se apostó, como las cuotas a las que se apostó, que cualquiera puede ver en nuestra web gracias a la transparencia del sistema. Al principio del partido Davydenko se cotizaba a @1,20 (20 peniques por libra apostada). Tas ganar el primer set, se podría esperar que sus cuotas bajasen, y no lo contrario. Pero a pesar de ganar dicho set, apostar por Davydenko un set arriba aunmentó a @4,20. Esto viene a significar un patrón de apuestas anormal (...). Tenemos un acuerdo con ATP para que ellos puedan conocer en estos casos de que lugar y de quién salen las apuestas. (...) Si esto hubiese sucedido el próximo septiembre podríamos haber hecho algo más, ya que las leyes van a cambiar y se va a conseguir que la Comisión del Juego llegue más lejos y actúe en el exterior.(...) Hemos suspendido los pagos y estamos pensando qué podemos hacer para elevar el nivel de transparencia. Cuando esa transparencia se ve alterada sentimos que tenemos que actuar, contactar con ATP y proteger a nuestros clientes exactamente como hemos hecho".

En primer lugar, me vuelvo a manifestar en el mismo sentido que en la entrada anterior. Creo que esto es una maniobra publicitaria de Betfair, ya que no ha tomado decisión en una gran cantidad de casos similares. Subsidiariamente también consigue disuadir parcialmente a los tenistas de proseguir con estos engaños. Aunque como siempre, el tiempo será el juez que dé y quite razones.

Las bookies en general tienen actitudes muy blandas con los fraudes y las irregularidades. En este caso, el nombre de los tenistas se ha conocido publicamente, pero la compañía inglesa ha sido incapaz (o no ha querido) de señalar públicamente a las personas que iniciaron las fuertes apuestas en contra de Davydenko. Probablemente la analogía con los organismos de arbitraje deportivos y la alegalidad intrínsica de las propias webs les haga hecho perder el sentido de los organismos de justicia y arbitraje reales. Por ejemplo, hace unos meses, en su empeño para disminuir las pérdidas en los mercados de Tercera División, Bwin (los del icono de la bandera pirata en la parte derecha de este blog) localizó a varios jugadores de fútbol de la categoría que realizaban apuestas de cantidades relativamente importantes. Obviamente esto podría ser un conato de fraude deportivo de mucha gravedad, que no quiere decir que necesariamente lo sea, pero está claro que es un suceso susceptible de investigación por parte de los organismos policiales deportivos y civiles. En vez de denunciar públicamente a dichas personas a la Federación Española o a las autoridades competentes, les incautó el dinero con un velado chantaje de por medio, como se puede leer aquí. Una actitud más propia de la mafia que de otra cosa.



En segundo lugar no estoy de acuerdo con la definición de "patrón irregular" que hace el Mr Davis. La cuota de @1,20 (que no es del comienzo del partido como él dice, sino la cuota que se alcanzó en las horas previas) no sube a @4,20 (probablemente en esta cuota Vassallo ya había brekeado en el segundo set) por el arte del birli birloque. Existe rumores o pruebas palpables de lesión. Esto podría justificar perfectamente estos movimientos. Sin embargo, no siguen el patrón de este tipo de situaciones.

En condiciones normales, cuando un jugador parece que está lesionado la cuota de su rival baja, llegando a la mitad de su precio o incluso aun más abajo. Por ejemplo, en la final de Wimbledon, cuando Nadal brekeó a Fedex dos veces en el cuarto, el mercado no veía tan claro que el suizo fuese favorito y su cuota a ganador subió hasta @1,85 en espera del quinto y definitivo set. Sin embargo, cuando Nadal llama al fisio la cuota de Federer se desploma hasta @1,40 durante el tratamiento médico. El mercado es nervioso. Los precios se mueven caóticamente hacia arriba y hacia abajo. Este es un patrón normal. Puede bajar más aun si el personal sospecha que el jugador se retirará de forma inminente. Pero tan rápido como baja puede volver a subir si comprueban que el jugador está en perfectas condiciones. Así Nadal llegó a ser favorito en el 5º cuando tuvo 4 bolas de break en los dos primeros servicios del suizo.

En este partido, puedo ver razonable que Davydenko suba a @2 o por encima si se cree que está lesionado, pero lo que no es normal es que si gana el primer set jugando muy bien y sin dar señales aparentes de molestia alguna, su cuota no baje sensiblemente. Esta es la prueba irrefutable en mi opinión del patrón irregular. A este respecto adjunto unas capturas cortesía de Protenisbetting que demuestran como el mercado permanece casi impasible ante la superioridad del ruso en el primer set. El partido iba por un lado y el mercado por otro. Es evidente que alguien estaba totalmente convencido de que el ruso perdería. Y no es posible tener este convencimiento sin que el interesado colabore.


Por otro lado quisiera aclarar que el responsable de devaluar el mercado actuó con una torpeza infinita, ya que layeando a cuchicuotas podría haber obtenido iguales o superiores beneficios que en la forma que actuó. Probablemente el responsable de esto se puso nervioso al ver poca liquidez en el mercado al comienzo del partido y decidió matar a la gallina de los huevos de oro, sin percatarse de que menear el árbol a estas alturas iba a provocar lo que se conoce como el efecto "bola de nieve", inflando la cotización de Davydenko. A parte, por supuesto, de dejar la trama al descubierto, con el consiguiente deterioro de la imagen de ambos jugadores.

3 comentarios:

Ger dijo...

Esto es lo que yo esperaba, como dicen por ahí: hay que tener los pelos de la burra en la mano para saber que es parda. Gracias por la entrada.

David Llada dijo...

No está mal el artículo, aunque ya le comenté a Anja que peca un poco de ingenuo en algunas afirmaciones. Por ejemplo ésta:

la compañía inglesa ha sido incapaz (o no ha querido) de señalar públicamente a las personas que iniciaron las fuertes apuestas en contra de Davidenko.


Obviamente, Betfair no puede dar alegremente al público los nombres de sus clientes (por más que sean clientes involucrados en un fraude). Todas las casas de apuestas, cuando abrimos una cuenta con ellas, están obligadas a guardar confidencialidad.

Pero en un caso de fraude, es evidente que esto admite excepciones. Estoy 100% seguro de que los nombres de los titulares de esas cuentas sí están en manos de los organismos que tendrán que estudiar el asunto (en este caso, la ATP). Y no me extrañaría un pelo que Davydenko acabase abruptamente su carrera, igual que Kafelnikov en su día.

Sobre este tema, siempre he dicho que es muy fácil amañar el resultado de un partido y cometer un fraude. Una vez. Pero hacerlo dos veces, ya no es tan fácil.

En este caso ha tenido mucha repercusión, porque fue tan descarado que Betfair tuvo que cancelar todas las apuestas. En otros casos, sin embargo, no se anulan las apuestas, pero eso tampoco quiere decir que Betfair se quede de brazos cruzados. Se cierran cuentas, se emprenden investigaciones, se estudia o sanciona a los implicados...

Por otro lado, y volviendo a este partido concreto: el amaño ha sido tan burdo y tan descarado, y el aprovechado ha actuado con tan poca cautela, que personalmente no descarto descarto del todo la teoría que circuló por ahí de que Davydenko hubiese sido empujado a perder este partido mediante amenazas por parte de un tercero.

Anja Ander: anjaander@gmail.com dijo...

Artículo que no tiene desperdicio de Tennis.com:

Odds Signs: Suspicious betting on tennis matches