lunes, 9 de julio de 2007

Las malas rachas son habituales en el corto plazo

Una estrategia está pensada para su consistencia en el largo plazo. En el corto plazo el azar es el factor dominante. Valga como ejemplo mi racha actual en Soloapuestas. Mis últimos 6 picks han sido fallados. Dos de ellos tenían stakes muy muy bajos y eran apuesta de alto riesgo, es cierto. Pero de los otros 4 (que eran dogs excepto uno) las apuestas se demostraron buenas, estuvieron a punto de salir y sólo un infortunio extraordinario hizo que fueran falladas todas. Moyá lideró a Henman en el 5ºset y desperdició un break de ventaja y 3 puntos de partido; el ex-novio de Caoili fue atracado por Anand como si de un auténtico principiante se tratase en una posición completamente igualada allá por la jugada 30; Verdasco desperdició una ventaja de 5-2 en el tercer set para arrancarle un set a Roddick; y respecto al KO de Vic Darchinyan contra Nolito, sigo pensando que es buena y que lo será aun mejor en la revancha. Promocionar un @1,10 a @1,50 con un tío con la mano más pesada del boxeo libra por libra era bueno pasase lo que pasase...

Aunque extraordinario sería otra apuesta que erré recientemente con stake máximo (dentro de las limitaciones de Bwin, algo que le pasa a todo el mundo excepto a los pastores de cabras del Moncayo), relativa a que Bershawn Jackson superaba al otrora gran campeón de los 400 m vallas, Félix Sánchez (@1,25) en el mitin de Ostava. No fue un pick que se pudiese publicar en la web ya que la cuota era demasiado baja para lo que es la política de Soloapuestas, y el propio código no escrito de los tipsters, en los que no se pierde el tiempo recomendando cuotas con un porcentaje alto de acierto. Este tipo de cuotas se ha denominado por algunos cuchicuotas, despectivamente.

Desde sus problemas en la pierna derecha (que le han tenido 2 años prácticamente retirado de la competición, a lo Yago Lamela) el ex campeón olímpico Féliz Sánchez estaba en tiempos muy alejados de su mejor época, a más de 2 segundos de los mejores vallistas. Debutaba en la competición y su estado era una incógnita. Esta incógnita es lo que hacía que la cuota fuese @1,25 en lugar de @1,05. No obstante, se podrían considerar buenos sus precedentes del final de la temporada anterior y extrapolarlos al presente (un año más viejo).

Su rival en el h2h era ni más ni menos que el campeón mundial, un morenito norteamericano parecido a Superratón: Bershawn Jackson. El pequeño prodigio (y enfatizo su corta estatura: 1,73 que tuvo su importancia en el desarrollo del pick) estaba bastante rodado en la temporada, habiendo empezado a competir en Mayo, corriendo los Tryals en 400 lisos (buen 5º puesto; está clasificado en las vallas de oficio por defender título) y ostentando marcas en la temporada en torno a los 48 segundos, que están muy bien a estas alturas de la temporada. Además estamos hablando del actual campeón del mundo, título que consiguió en la carrera de video, en la que casualmente Félix Sánchez recayó de su lesión.



En Ostrava’2007, Sanchez iba por la calle 3 justo por detrás de Jackson e intentó seguir su ritmo en los primeros 200. Craso error. Cuando enfiló la recta se quedó sin gasolina y fue sobrepasado uno tras otro por todos sus rivales, llegando fundido a la meta en séptima posición con una marca de 50,80 con la que difícilmente podría aspirar a ser podium en el campeonato de España.

Y os preguntareis… quién llegó octavo y último, quién perdió con Sánchez... Ése, sí, el que os imagináis: Bershawn Jackson. El campeón del mundo lideraba la prueba con autoridad, cuando llegado a la última valla, tropieza y se cae como un auténtico morzón. En los 400 m vallas es extremadamente raro que un corredor tire una valla y mucho más raro que tropiece y caiga, al contrario que en los 110 metros vallas, donde estas situaciones son el pan de cada día. Esto es normal ya que las vallas son considerablemente más altas (107 cm por 91 cm) y están más próximas. Me atrevería a decir que es más frecuente el ver lesiones que caídas o eliminaciones.

En general esta prueba en particular es bastante segura, por sus características. Es suficientemente corta para que no haya táctica y suficientemente larga para que el margen de victoria sea lo suficientemente amplio para evitar sustos. Esto posibilita rachas de imbatibilidad como la de Edwin Moses, que venció todas sus carreras durante 10 años consecutivos en los 80, aunque esto ya es otra historia.


2 comentarios:

tron13 dijo...

Anja has comentado: "... y el propio código no escrito de los tipsters, en los que no se pierde el tiempo recomendando cuotas con un porcentaje alto de acierto."

Si nos basamos en las matemáticas: ¿No es igual de válida una apuesta de cuota @1.25 que otra de @1.85 en las que ambas tienen el mismo value?
y
¿Una combinada de dos apuestas de @1.35 no es lo mismo que otra apuesta de @1.8225?

Es decir, si combino n-"cuchicuotas" todas ellas con value, al final es como si hubiese hecho una apuesta con un vaule igual al productorio del value de cada apuesta. ¿estoy en lo cierto?

Creo que la clave está en detectar ese value, algo complicado teniendo en cuenta que las casas trabajan con bastante márgen.

Anja Ander: anjaander@gmail.com dijo...

El value de las cuotas lo limita la propia cuota.
Una apuesta a @1,25 tiene como mucho un 25% de value (siendo un fixed).
La misma situación para un @1,8225 tendría un 82% de value.
En cambio si son malas apuestas, en el caso de la cuota baja el daño puede ser muy superior ya que se le suele dar un stake mayor.

Combinar n apuestas es equivalente a hacer n allins seguidos, que estoy intentando demostrar que no es la mejor estrategia a largo plazo.